Parroquia San Martín de Porres lista para celebrar los 54 años de vida.

La Parroquia San Martín de Porres celebra sus 54 años de vida activa. Este tiempo sirvió para estar tan cerca de la gente y tener una visión muy inserta en la vida cotidiana de la comunidad. Poco a poco fue construyendo un cuerpo eclesial que se manifiesta hoy con mucho compromiso y participación.  Son los Misioneros Oblatos de María Inmaculada, que desde el primer día de su misión, pensaron en los laicos. Demarcaron la importancia de una iglesia muy participativa y fraterna. En todo tiempo supieron dar el enfoque muy actual y creativo. Uno de sus objetivos en todo tiempo fue la promoción humana, la formación doctrinal, pastoral y educativa, para que sus fieles estén comprometidos en todas sus acciones. Hoy siguen trabajando para que la misión sea concreta directa y permanente.

La parroquia hoy pretende ser una parroquia misionera que se acerque a las comunidades, a los barrios y estén, con sus equipos de animación misionera, salgan a los pueblos mas abandonados y tambien puedan cooperar a todas las parroquias alejadas para darles un servicio de formación, acompañamiento y servicio eclesial. 

 Algo de la historia.

En el año 1964, se consideró necesaria la creación de una nueva parroquia en la zona oeste de la ciudad de Santa Cruz, sobre la Av. Roca y Coronado Nº 2320, entre segundo y tercer anillo. El Monseñor Luis Rodríguez Obispo de Santa Cruz comprometió la misión de una extensa parroquia nueva y de gente muy humilde y pobre. La parroquia fue aceptada por la Congregación de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada; el P. Enrique Bujold fue enviado a Santa Cruz para poner en marcha el proyecto llegando en fecha 18 de julio de 1964.

La nueva parroquia que estaba por nacer tenía como vecinos a la parroquia “El Sagrario” y “Nuestra Señora de Fátima”, quedando sujeta a estos términos:

En el año 1964, se consideró necesaria la creación de una nueva parroquia en la zona oeste de la ciudad de Santa Cruz, sobre la Av. Roca y Coronado Nº 2320, entre segundo y tercer anillo. El Monseñor Luis Rodríguez Obispo de Santa Cruz comprometió la misión de una extensa parroquia nueva y de gente muy humilde y pobre. La parroquia fue aceptada por la Congregación de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada; el P. Enrique Bujold fue enviado a Santa Cruz para poner en marcha el proyecto llegando en fecha 18 de julio de 1964.

La nueva parroquia que estaba por nacer tenía como vecinos a la parroquia “El Sagrario” y “Nuestra Señora de Fátima”, quedando sujeta a estos términos:Su ubicación sería: al norte: la avenida Busch, al este: la carretera externa de la circunvalación (actualmente segundo anillo), al sur: la Av. Piraí; al oeste: el Río Piraí.

El territorio encerrado por estas líneas forma un cuadrado más o menos rectangular, quedan como limítrofes las siguientes parroquias: al norte: “La Santa Cruz”; al este, “El Sagrario”; al Sud, “Nuestra Señora de Fátima”; y al oeste, “San Juan Bautista de Porongo”. Declarándose la festividad en fecha 03 de noviembre en honor al Santo Martín de Porres.

La zona donde se iba instalar la parroquia estaba en pleno crecimiento, vivían alrededor de 4.000 personas procedentes en su mayoría de la provincia de Vallegrande, del mismo departamento y de la ciudad de Cochabamba. Se construyó un “Pahuichi” con las hojas de motacú y los bancos eran unas tablas puestas sobre troncos. El P. Enrique Bujold, escogió como titular de su parroquia a San Martín de Porres, canonizado dos años antes por el Papa Juan XXIII. Poco a poco fueron llegando donaciones para la construcción de la nueva casa parroquial.

En fecha 17 de abril de 1965, se inauguró el Centro Parroquial que fue bendecido por el Monseñor Carlos Brown, Obispo Auxiliar de Santa Cruz y en fecha 05 de diciembre de 1965 se inauguró la Iglesia. Pero la comunidad ya estaba trabajando desde la misma llegada de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada.

 

Deja un Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

19 − dieciseis =