Eugenio Scarpellini algo de su historia. Su vida…

Por: P. Guillermo Siles Paz. OMI

Hace unos días hemos perdido para la Iglesia boliviana, a un gran símbolo que debemos de recordarle siempre por los diferentes actos e intervenciones que realizó en nombre de la Iglesia, su capacidad de gestión, de interacción y humildad le llevo a obtener muchos beneficios a favor de personas pobres y sencillas en la misión que le toco responder.

Nació en el Norte de Italia, en una regio conocida de Bérgamo, el nació el 8 de enero de 1954, en un pequeño pueblo llamado Verdellino. De una familia muy sencilla y que a corta edad perdió a sus padres y quedaron huérfanos, los tres hermanos.

Muy niño ingreso en el seminario menor de la diócesis de Bérgamo, y como el mismo dijo, ya su vocación le había nacido cuando había dado su primera comunión. Aunque su párroco no estaba muy de acuerdo, igual ingreso en el seminario apoyado por otro sacerdote que le ayudo, Pero también en su familia había un tío sacerdote materno que le ayudo en este camino.

Seria a los 11 años cuando ingresa al seminario menor, donde además termino su estudio de secundaria y luego hacer la misma formación sacerdotal. Estuvo en el Seminario Papa Juan XXIII de Bérgamo. Concluyendo sus estudios de filosofía y teología el año 1978. El 17 de junio de 1978 será ordenado como sacerdote, a sus 24 años de edad y se quedará trabajando en su misma diócesis de Bérgamo.

Sus primeros años de sacerdocio los desarrollo en su tierra natal, como vicario parroquial y después de varias experiencias se postula para ser un misionero fidei donum y viene a Bolivia, a unos días de haber cumplido 34 años. Justamente llego para trabajar en la arquidiócesis de La Paz y desde su llegada dedico su vida a servir en todas las responsabilidades que le dieron, tanto en las parroquias, la formación de seminarista y en el servicio de la administración financiera de la misma. Durante este tiempo logro tener mucho contacto con la iglesia, pastores y pueblo.

Hablar de P. Eugenio siempre era hablar de mucho compromiso sensibles y mucha dedicación. De hecho, donde trabajaba, dejaba mucha huella, porque justamente él era muy hiperactivo, hacia muchas acciones en beneficio de los seminaristas y de los laicos. Además de ser un gran apoyo a la Arquidiócesis de La Paz. Llevó adelante toda economía de la arquidiócesis.

Tal vez, la marca que llevó en la iglesia Bolivia, era su trabajo en la OMP (Obras Misioneras Pontificas). Su compromiso por hacer misión y convertir a la Iglesia boliviana en Misionera, era su permanente desafío. Aunque paralelamente llevaba adelante el trabajo de pastoral en las mismas oficinas de la Conferencia Episcopal Boliviana, como secretario general. Con ello su presencia era tangible en toda la acción pastoral de la Iglesia Boliviana.

En las OMP logro un diseño y presencia nacional lo que le dio la oportunidad de estar en contacto con toda la iglesia latinoamericana, que inclusive tuvo la oportunidad de dirigir regionalmente las OMP de américa Latina.

Como ya preparando el camino de pastor seria el Papa Benedicto quien nombra obispos auxiliares de la diócesis más joven de Bolivia, Eugenio Scarpellini y Fernando Bascope serían ordenado como obispos el 9 de septiembre en la misma ciudad del Alto, de manos del obispo titular, Mons. Jesús Juárez

Pero como para dar una misión a largo plazo el Papa Francisco le pide de ser el nuevo obispo de la diócesis del Alto y es posesionado el 26 de junio de 2013., el Santo Padre Francisco lo ha nombrado Obispo de la Diócesis de El Alto. También ejercía el trabajo en la Secretaria General de los obispos de Bolivia, en la Conferencia Episcopal.

El estuvo a la cabeza de la visita del Papa Francisco a Bolivia, lograr, también el V Congreso Americano Misionero.

 

Deja un Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco × dos =