Sora Sora: santuario del suri y guardián de la casa de Patiño

 

Desde tiempos precolombinos fue zona de paso del mineral desde Huanuni. Hoy forma parte del la ruta turística Los caminos del Tío.

A 30 kilómetros de Oruro está Sora Sora que, con 481 años, es uno de los pueblos coloniales más antiguos de la región. Muchos de sus habitantes han emigrado y los que quedan se han convertido en guardianes de su historia  y de uno de sus  patrimonios  más queridos: el suri.

“Acá tenemos  la primera casa de Simón I. Patiño, el templo colonial y también un criadero de suris. Todos es parte del  potencial turístico del municipio y los vecinos se esfuerzan mucho en cuidarlos, preservarlos y promocionarlos para que los visitantes conozcan su importancia”, explica el director de Cultura y Turismo del municipio de Machacamarca, Asbel Checa.

Al rescate del avestruz  andino

Al ingreso de Sora Sora está el   criadero de  suris. Es un canchón cercado por un muro de adobes que estos días alberga a una decena de las enormes aves (Rhea pennata o avestruz andino) rescatadas de cazadores furtivos.

“Tu visita ha venido”, le dice la cuidadora del recinto,  Marcelina Plata, a una de las aves  terrestres que mira curiosa a los visitantes. Como si respondiera al aviso agacha la cabeza  y concentra su atención en  los objetos brillantes en la ropa, los bolsos o los zapatos de los forasteros.

“El suri  es una especie vulnerable por eso hemos decidido preservarla. Los ejemplares que están en el albergue han sidos lastimados y si los soltáramos los matarían”, asegura Marcelina.

 Bajo el control de especialistas, en el albergue han logrado que los suris en cautiverio pongan huevos, algunos de los cuales se han convertido en  adultos. Los pobladores de Sora Sora los cuidan y  aportan para su manutención.

Taquiraris en la casa de Patiño

Piedras con tallados de sapos lagartijas adornan las casas de la avenida  de Sora Sora, la que fue en antaño  la vía principal para el transporte de mineral a lomo de mula desde Huanuni. Entre todas las viviendas sobresale una que fue propiedad del Barón del estaño  Simón I. Patiño.    

En el interior de la casona, el tiempo parece retroceder al ritmo de un huayño     interpretado en piano por Las Kantutas.   Su melodía vibra en la aguja de una antigua  vitrola portatil  que aún funciona a cuerda.

  Ismael Flores Mancilla, el actual propietario, dice que la construcción data de 1889. Y así lo evidencian los muros labrados en  adobe  de   75 centímetros de grosor.

 Las habitaciones distribuidas alrededor del primer patio se conectan por dentro. Recibidores y dormitorios mantienen el empapelado original; conservan también  algunos muebles de fierro forjado que se salvaron del saqueo  tras la Revolución del 52.

 Los techos que dejan a la vista  palos, totora, greda y paja. Algunos sectores, los mas dañados, han sido reemplazados por calamina  pero la mayor parte de la estructura original pudo ser restaurada. Para ello Flores trasladó desde Toledo 495 fardos de paja

“El inmueble estaba en ruinas cuando lo adquirimos; hemos recuperado lo que pudimos para mantener su acabado original. Es alta la  inversión  para mantener  la casa de Patiño que ahora es mía”, dice Flores entre risas. 

Deja un Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

catorce + seis =