San Guillermo de Vercelli. Abad. Fundador de los ermitaños de Monte Virgen.

San Guillermo de Vercelli fundó el monasterio de Monte Virgen, allí reunió a unos monjes a los que impartió una profunda doctrina espiritual

San Guillermo de Vercelli, quedó huérfano de bebé y fue criado por parientes. Decidió dedicar su vida a Dios después de completar una peregrinación a Santiago de Compostela en España a la edad de 14 años. Se hizo un ermitaño católico luego de haber experimentando la voz de Dios en esta peregrinación. Vivió como ermitaño durante dos años y curó milagrosamente a un ciego sin quererlo. Atrajo a tantos seguidores que construyó un monasterio. Con una disciplina rigurosa, la oración y el ayuno fue un ejemplo para muchos monjes. Es el fundador de una congregación religiosa conocida como los ermitaños de Monte Virgen.

Fecha de celebración: 25 de Junio.

Martirologio Romano: En Goleto, cerca de Nusco, en la Campania italiana, san Guillermo, Abad, el cual, nacido en Vercelli, se hizo peregrino y pobre por amor a Cristo, y, aconsejado por san Juan de Matera, fundó el monasterio de Monte Virgen, en el que reunió a unos monjes a los que impartió una profunda doctrina espiritual, y también otros diversos monasterios, tanto masculinos como femeninos, en varias regiones de la Italia meridional.

Biografía de San Guillermo Vercelli.

San Guillermo nació en Vercelli, Italia, en 1085, de una familia acomodada en. Sus padres murieron cuando él era un bebé y fue criado por familiares.

Cuando San Guillermo tenía catorce años, se fue en peregrinación a Santiago de Compostela en España. Allí decidió que quería vivir sólo para Dios y se convirtió en un ermitaño.

Un día se dio obró un milagro a través de este Santo en donde sanó a un hombre ciego, y de repente se hizo muy famoso sin siquiera quererlo. Pronto, sacerdotes y laicos se comenzaron a acercar a él y querían aprender de su forma de vida y orar con él.

San Guillermo de Vercelli era demasiado humilde como para ser feliz con la admiración de la gente. Él realmente quería seguir siendo un ermitaño para que pudiera dar toda su atención a Dios, pero no pudo quedarse sólo.

Muchos hombres se reunieron en torno al santo y el pueblo entero se multiplicó, así que comenzó una comunidad religiosa y construyó un monasterio al que dedicó a la Virgen María. Sus seguidores se convirtieron en monjes del monasterio. Las personas nombraron a la montaña como la montaña de la Virgen.

Después de un tiempo, algunos de los monjes comenzaron a quejarse de que la vida en el monasterio era demasiado duro. Ellos querían una mejor alimentación y que el trabajo fuese más fácil.

San Guillermo de Vercelli no quería aligerar la regla ni para sí mismo. Por el contrario, eligió un nuevo jefe para los monjes. Entonces él y cinco fieles seguidores iniciaron otro monasterio, tan estricto como al que estaban acostumbrados.

San Juan de Mantual, su gran amigo.

Uno de sus compañeros fue San Juan de Mantua. Tanto Guillermo y Juan de Mantua eran líderes y grandes amigos, pero ellos vieron las cosas de manera diferente. Pronto se dieron cuenta de que cada uno lo haría mejor si trabajaban por separados, así que cada uno inició un monasterio. Juan se fue al este y Guillermo se fue al oeste. Ambos hicieron muy bien. De hecho, ambos se convirtieron en santos.

Así entonces, ambos evitaron un conflicto en la comunidad. Él y un pequeño grupo de hermanos, tomaron otro rumbo.

La leyenda del Lobo y San Guillermo

La leyenda cuenta que, después que San Guillermo de Vercelli, dejó su comunidad, comenzó a construir la iglesia en Monteverge con su pequeño grupo de seguidores y con tan sólo un burro como ayuda.

Una noche, un lobo se coló en el campamento y devoró al burro. San Guillermo de Vercellí irrumpío inmediatamente y ordenó al lobo que tomara el lugar del burro para terminar el trabajo del monasterio, ya que, sin querer, había interrumpido  el trabajo de Dios. El lobo obedeció como uno más de sus monjes y desde aquel día colaboró en la construcción del monasterio. Se dice que el lobo todavía vaga por las montañas hoy en día, listo para ayudar a los que están en peligro e invocar el nombre de la Santísima Virgen María.

Más tarde, San Guillermo de Vercelli se convirtió en el consejero del rey Roger I de Nápoles y el rey, a cambio, ayudó mucho a San Guillermo en todas las necesidades del monasterio.

La buena influencia que San Guillermo de Vercelli ejercía en el rey, hizo que algunos hombres malvados, pertenecientes a la corte, se pusieran muy celosos. Trataron de demostrar al rey que Guillermo era una persona mala, y que se escondía detrás de un hábito santo.

Enviaron una mala mujer para tentar a San Guillermo de Vercelli y hacerlo pecar, pero fracasaron. Más bien, Guillermo logró que la mujer se lamentara de lo que había hecho. Ella se arrepintió y abandonó su vida de pecado.

Muerte de San Guillermo.

San Guillermo de Vercelli murió el 25 de junio 1142 en Guglietto en Italia.

Cuando San Guillermo murió, él aún no había escrito una regla oficial para sus religiosos; su segundo sucesor, Roberto, por temor a la disolución de una comunidad sin constituciones, los colocó bajo la de San Benito, y es considerado como el primer abad de la Congregación benedictina de Monte-Virgen.

San Guillermo de Vercelli nos enseña, entre tantas lecciones, que, incluso cuando ocurren cosas malas, podemos estar seguros de que Dios puede intervenir en nuestras vidas y permanecer entre nosotros. Cuando le robaron, cuando tuvo que dejar su primera ermita, y cuando su burro fue asesinado, San Guillermo continuó confiando en el plan de Dios y confió en que Dios le hablaba a través de esos eventos desafortunados y difíciles.

Novena a San Guillermo Vercelli.

Hay una novena poco difundida de San Guillermo de Vercelli que no deberpíamos  pasar desapercibido. Su poder intercesor es impresionante. Así como sanó a aquel ciego sin siquiera quererlo, así puede actuar en cada uno de nosotros.

Repita las siguientes oraciones de la novena durante 9 días consecutivos.

1. Oración.

San Guillermo de Vercelli, tu fuiste un padre para tus monjes y un pastor para tu gente. Ruega por nosotros para que podamos recuperar la vista, para que podamos ver, con los ojos de nuestros corazones y almas, la presencia de Dios en y alrededor de nosotros. Enséñanos a alimentar nuestros viajes espirituales con la oración para que nosotros también podamos ser instrumentos de la luz de Dios y el amor a los demás. Con el mismo espíritu fraterno de San Benito, ayúdanos a ser personas de hospitalidad y permitamos que nuestro trabajo se convierta en oración y encontremos a Dios en cada uno de nosotros. Amén.

2. Oración.

Oh Dios, que con el ejemplo y la protección de tus santos, nos fortalece en nuestra propia debilidad, permítenos caminar en el camino de la salvación. Que paguemos el honor apropiado a los méritos del bendito abad San Guillermo, para que pueda interceder por nosotros y nos guíe, en sus propios pasos. Todo esto lo pedimos a través de nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, un Dios, por siempre y para siempre. Amén.

Querido Dios, por favor ayúdame a reconocer que puedes convertir las cosas malas en cosas buenas. Ayúdame a saber y a confiar en que siempre encontrarás maneras de llevar a cabo tu plan para mi vida. Amén.San Guillermo de Vercelli, tú que viajaste a través de España como un peregrino de 14 años, y creciste para dirigir monasterios, ruega por nosotros

3. Oración a San Guillermo como tu patrono.

San Guillermo de Vercelli, buscador de la santidad y la sabiduría, amigo de todos, especialmente de los necesitados, ruega por nosotros.

San Guillermo, tú dejaste atrás los privilegios mundanos para poner tu corazón sólo en Dios. Desde Reyes, príncipes y campesinos, buscaron tu sabiduría. Los necesitados encontraron en ti la compasión de Dios. Por tu ejemplo e intercesión, ayuda a esta familia que te invoca, dedicada a tu memoria, para imitar tu fe, esperanza y amor. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. Amén.

– Mecione aquí su intención –

Rezar un Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.

San Guillermo de Vercelli, ruega por nosotros.
San Guillermo de Vercelli, ruega por nosotros.
San Guillermo de Vercelli, ruega por nosotros.

Por : Qriswell Quero

Deja un Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

veinte − quince =