Nue­vo pre­si­den­te de la Con­fe­ren­cia Na­cio­nal de Obis­pos de Bra­sil

.“Acep­to con hu­mil­dad, acep­to con te­mor y acep­to a la luz de la fe”, fue­ron las pri­me­ras pa­la­bras de Mons. Wal­mor Aze­ve­doen la se­sión ple­na­ria del 57º Ca­pí­tu­lo Ge­ne­ral. Asam­blea Ge­ne­ral.

El ar­zo­bis­po de Belo Ho­ri­zon­te (MG), Mons. Wal­mor de Ol­vei­ra Aze­ve­do, fue ele­gi­do en la tar­de del lu­nes 6 de mayo como pre­si­den­te de la Con­fe­ren­cia Na­cio­nal de Obis­pos de Bra­sil (CNBB). El nue­vo pre­si­den­te fue ele­gi­do por los obis­pos bra­si­le­ños que par­ti­ci­pa­ron, en Apa­re­ci­da (SP), en la 57ª Asam­blea Ge­ne­ral de la CNBB en la ter­ce­ra vo­ta­ción, des­pués de re­ci­bir la ma­yo­ría ab­so­lu­ta de vo­tos del to­tal de 301 obis­pos vo­tan­tes.

Como lo re­quie­re el Es­ta­tu­to de la CNBB, el Car­de­nal Ser­gio da Ro­cha le pre­gun­tó a Dom Wal­mor si acep­ta­ba ser pre­si­den­te. “Acep­to con hu­mil­dad, acep­to con te­mor y acep­to a la luz de la fe”, fue­ron las pri­me­ras pa­la­bras que di­ri­gió a la 57ª se­sión ple­na­ria. Sólo a la luz de la fe, se­gún Mons. Wal­mor, será po­si­ble re­cu­pe­rar la fuer­za de la co­le­gia­li­dad de la Igle­sia en Bra­sil a par­tir de una es­cu­cha muy pro­fun­da de los her­ma­nos y del pue­blo de Dios. Le pi­dió a Dios que no le fal­ta­ra la sa­bi­du­ría para asu­mir este ser­vi­cio.

Mons. Aze­ve­do afir­mó: “nues­tra mi­ra­da debe per­ma­ne­cer di­ri­gi­da ha­cia los más po­bres, for­ta­le­cien­do nues­tras ac­cio­nes en el ejer­ci­cio de la ca­ri­dad, del amor, en la bús­que­da de la jus­ti­cia, im­pres­cin­di­ble para la cons­truc­ción de la paz, tan ne­ce­sa­ria en la ac­tua­li­dad. A eso aña­de la ne­ce­si­dad de cul­ti­var siem­pre “un co­ra­zón sen­si­ble a los do­lo­res de los ex­clui­dos, de los ol­vi­da­dos, cons­cien­tes de que Je­sús na­ción y cre­ció en­tre los más po­bres”. Jun­to con eso, el Ar­zo­bis­po de Belo Ho­ri­zon­te pide una Igle­sia cada vez más mi­sio­ne­ra, en sa­li­da, si­guien­do el pe­di­do del Papa Fran­cis­co.

Mi­nis­te­rio Sa­cer­do­tal

Fue pá­rro­co de la pa­rro­quia de Nues­tra Se­ño­ra de la Con­cep­ción del Ben­fi­ca (1986-1995) y de la pa­rro­quia del Buen Pas­tor (1996-1998); coor­di­na­dor de la Re­gión Pas­to­ral de Nues­tra Se­ño­ra de Lour­des (1988-1989); coor­di­na­dor ar­qui­dio­ce­sano de Pas­to­ral Vo­ca­cio­nal (1978-1984) y rec­tor del Se­mi­na­rio Ar­qui­dio­ce­sano de San An­to­nio (1989-1997). En el cam­po aca­dé­mi­co, en­se­ñó en las dis­ci­pli­nas de Cien­cias Bí­bli­cas, Teo­lo­gía y Ló­gi­ca II; coor­di­nó los cur­sos de Fi­lo­so­fía y Teo­lo­gía. En Belo Ho­ri­zon­te, en­se­ñó en la PUC-Mi­nas (1986-1990). Tam­bién en­se­ñó en la Maes­tría en Teo­lo­gía de la PUC-Río (1992, 1994 y 1995).

Mi­nis­te­rio Epis­co­pal

Mons. Wal­mor Oli­vei­ra de Aze­ve­do fue nom­bra­do obis­po au­xi­liar de Sal­va­dor (BA) por el Papa Juan Pa­blo II el 21 de enero de 1998. Su or­de­na­ción epis­co­pal fue el 10 de mayo del mis­mo año. En 2004, fue nom­bra­do Ar­zo­bis­po Me­tro­po­li­tano de Belo Ho­ri­zon­te (MG), co­men­zan­do su mi­nis­te­rio el 26 de mar­zo de ese año. En oc­tu­bre de 2008, Mons. Wal­mor fue ele­gi­do para ser uno de los cua­tro re­pre­sen­tan­tes de Bra­sil en la XII Asam­blea Ge­ne­ral Or­di­na­ria del Sí­no­do de los Obis­pos, ce­le­bra­da en Roma.

En fe­bre­ro de 2014, fue nom­bra­do miem­bro de la Con­gre­ga­ción para las Igle­sias Orien­ta­les por el Papa Fran­cis­co. Des­de 2010, el Ar­zo­bis­po es un pun­to de re­fe­ren­cia para los fie­les ca­tó­li­cos de rito orien­tal que re­si­den en Bra­sil y es­tán pri­va­dos del pro­pio rito.

Con más de 15 li­bros pu­bli­ca­dos, Mons. Wal­mor es miem­bro de la Aca­de­mia Mi­nei­ra de Le­tras, Ciu­da­dano de Ho­nor de Mi­nas Ge­rais y de los mu­ni­ci­pios de Cae­té y Ri­bei­rão das Ne­ves. El nue­vo pre­si­den­te de la CNBB tam­bién ha sido ga­lar­do­na­do con la En­co­mien­da Dom Lu­ciano Men­des de Al­mei­da, de la Fa­cul­tad Ar­qui­dio­ce­sa­na de Ma­ria­na, y con el tí­tu­lo de Doc­tor Ho­no­ris Cau­sa, de la Fa­cul­tad Je­sui­ta de Fi­lo­so­fía y Teo­lo­gía (2012).

Deja un Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

dos × dos =